LOS MEJORES SEGUIDORES DEL MUNDO

sábado, 26 de mayo de 2012

SÁBANAS DE HIELO

Como será mi cama que te echa de menos.
Sus sábanas me queman la piel a tiras,
su hielo vuelve azul mis entrañas,
mi corazón se queda blanco.
Como será mi cama que reconoce tu ausencia.
Las cuencas de mis ojos han perdido todas las batallas,
mi desnudez se expande en este lecho vacío.
Nadie podrá llenar mi cama de esa algarabía tuya
que reconstruía los muros de mi casa.
Como será mi cama que sabe que se quedó huérfana.
En ella fue donde habitó tu piel,
ahí fue donde se mezclaron nuestros cuerpos
y se regaron los campos con nuestros sudores de pasión.
Ahora mi cama ha muerto,
El cadáver de unas sábanas inertes que quemaré
cualquier noche moribunda bajo los ojos de la luna.
)la luna que entra por la ventana alumbra las sábanas blancas y deja al descubierto la llanura desértica de mi cama, donde nadie habita..(

jueves, 3 de mayo de 2012

NO RENUNCIES

No renuncies , por descabellado que parezca,
a querer de todo corazón.
A entregar tu vida a esa locura llamada amor.
El amor que nos quita el sueño,
ese amor que nos quita el hambre.
No renuncies al dorado atardecer
aunque todos te tachen de loco.
Sube a la colina y abre los brazos
y justo en el momento que tus pies pisen la cumbre
grita, grita su nombre con tanta fuerza
que sólo el silencio retorne la paz,
aunque no esperes respuesta
porque hay veces que iniciamos caminos
y luego no sabemos regresar.
Aun así no renuncies al desvelo
de querer con toda tu alma,
de volar sin alas.
Intentar y poner empeño
en no escribir poemas por rutina.
Clavar sus besos a la cabecera de tu cama.
No temas que te llamen loco,
no temas,
y si es necesario abandona todo y huye,
huye buscando esa llama que aquí no encuentras.
La gente no verá tu fiebre ardiente,
el desgarro que estremece,
sólo creerán que fuiste un desgraciado
que no supo escribir versos
con dolor y gloria pretendidos.
)Ahora me di cuenta que en mis manos sólo llevaba ceniza. Q un día encendí un fuego que no supe alimentar. Y no cerré las ventanas. No aporté esa chispa necesaria. No repartí el oxigeno adecuado en los momentos oportunos. Y ahora q? me pregunté ya tarde- ahora estas cenizas entre mis dedos...(